Piel atópica en bebés

Piel atopica bebesDesde este blog siempre hemos intentado aportar un granito de arena entre la ingente información que hay sobre la dermatitis atópica, también llamada piel atópica. Hablamos desde la experiencia como padres, no somos médicos ni especialistas en la materia, pero hemos vivido en primera línea las dificultades de tener un hijo/a con piel atópica severa. Por esta razón todos nuestros textos deben ser leídos y entendidos desde ese prisma.

Cuando hablamos de piel atópica en bebés, la situación se agrava, ya que por nuestra percepción de padres perdemos bastante lógica y nos movemos por los sentimientos en vez de con la cabeza. Por esta razón es muy importante no medicar al niño sin la prescripción de un especialista, nunca.

Ante los primeros indicios de dermatitis atópica en nuestro bebé (enrojecimiento en pliegues del cuerpo, sarpullidos, etc) debemos de acudir al pediatra, éste si ve que es piel atópica nos derivará a un especialista dermatólogo infantil, para que evalúe mejor la situación del niño. En nuestro caso, estando la situación de la sanidad como está, nos dieron varios meses de espera y el bebé no se encontraba bien, no dormía por la noche por los picores, etc.  Optamos por acudir a la sanidad privada y nos pusimos en manos de una de las dermatólogas infantiles más importantes del país. Al no tener seguro ya os podéis imaginar el coste de todo ello, pero  ¿qué no hacemos por nuestros hijos?

Entiendo que no todo el mundo puede ir a un especialista privado, pero lo que no debemos hacer es untar al niño en cualquier “crema milagrosa” que una vecina/amiga/conocida nos recomienda, ya que ésta puede contener hidrocortisona, y aunque es muy eficaz un uso inadecuado puede dañar severamente la piel de nuestro bebé, por lo que la cura puede llegar a ser peor que la enfermedad. Mucho cuidado.

Para mantener la piel hidratada hasta que un dermatólogo vea a tu niño/a, sería conveniente utilizar cremas no dañinas y que le aportaran hidratación, como es el caso de la crema Nivea de manos, bastante grasa y en grandes cantidades, le darán al niño lo que su piel necesita, aunque no detendrá las fogaradas e irritaciones de la piel de nuestro bebé. Recomiendo que hable con su farmacéutico de confianza al respecto, le indicará una buena crema especilizada para el mantenimiento de la piel de su niño/a, hasta que el dermatólogo/a lo vea.

En nuestro caso nos dieron unas pautas para el tratamiento de la piel atópica en nuestro bebé que nos ayudó a convivir con el problema y que nuestro hijo pudiera llevar una infancia si cabe mucho más feliz. Éstas pautas y tratamientos deben estar supervisados por el dermatólogo, tanto a modo de mantenimiento diario como cuando tiene subidas.

Una recomendación de padre.

Todo lo debes saber sobre la dermatitis atópica

EczemaLa dermatitis atópica es un tipo de eczema donde la piel reacciona fácilmente y anormalmente a alérgenos ambientales, irritantes y alimentos. Se presenta principalmente en niños y es poco probable que ocurra en cualquier persona mayor de 30 años. La piel se vuelve escamosa, roja y con picazón, y es más susceptible a alguna infección bacteriana.

Este tipo de eczema se puede producir en cualquier área del cuerpo. Sin embargo, las zonas más comúnmente afectadas son las manos, los pies, los tobillos, las muñecas, la cara, el cuello y la parte superior del pecho. También se puede producir en la piel alrededor de los ojos y en los párpados.

Síntomas de la dermatitis atópica

Los síntomas de esta enfermedad de la piel pueden empeorar por una infección superficial, piel seca, baja humedad, polvo, arena, el humo de los cigarrillos y el sudor. Otros factores que pueden empeorar la dermatitis atópica son los solventes, productos de limpieza, detergentes y tejidos de lana, los baños con agua caliente también la empeoran.

Los síntomas de la dermatitis atópica varían de leves a severos. Por lo general, comienza como una erupción roja que pica y que se inflama rápidamente y pueden convertirse en marcas dolorosas. Estas protuberancias pueden supurar si se rascan demasiado. Y en algunas personas, la erupción se mantiene plana y puede llegar a desarrollar una coloración marrón. El picor se vuelve más intenso por las noches, y se vuelve peor con el rascado. Cuando la dermatitis atópica se produce alrededor de los ojos, rascarse puede causar la pérdida de pelo de las cejas y las pestañas del ojo.

¿Qué causa la dermatitis atópica?

Se cree que algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar la enfermedad. Los investigadores han descubierto que la enfermedad es más común en los gemelos idénticos, que los miembros de la familia. También se considera que la condición es principalmente provocada por el contacto o la ingestión de alérgenos.

Otros factores que afectan el sistema inmunológico, como el estrés y el cansancio también juegan un papel importante.

Este tipo de eczema se encuentra comúnmente en los niños con alergias alimentarias. Los alimentos más comunes son el maní, los mariscos, el pescado, la leche, el trigo, la soja, el maíz y los huevos. Algunas personas desarrollan eczema atópico cuando comen alimentos que contienen histaminas. Las histaminas desempeñan un papel en el proceso de la reacción alérgica. Los alimentos ricos en histamina son los quesos, salchichas, tomates, espinacas y berenjenas.

¿Es la dermatitis atópica ubicua?

Es la dermatitis at¢pica ubicuaLa dermatitis atópica es una enfermedad relativamente común en una gran cantidad de personas alrededor del mundo. Como bien sabemos, la dermatitis atópica afecta la mayoría de las pielesdonde las glándulas sebáceas están presentes en una concentración elevada. Esta es la razón por la que los niños son los que más padecen esta enfermedad en sus primeros años de su vida casino online y por la que, normalmente, desaparece cuando alcanzan la adolescencia.

Se dice que la dermatitis atópica es ubicua, ya que esta enfermedad afecta a todas las razas del mundo sin excepción y, por consiguiente, podemos encontrarla en todos los países del mundo. Según los estudios hechos al respecto, el 2% de la población a nivel mundial padece de dermatitis atópica, mientras que este porcentaje supera el 10% en el caso de los niños menores de edad.

Aunque es una enfermedad completamente controlable, su carácter de ubicua la hace complicada de erradicar, al tratarse de un trastorno común de las glándulas sebáceas de los seres humanos.

Los principales síntomas de esta enfermedad ubicua son: irritación de la piel, pequeñas llagas y piel seca, aunque puede presentar más sobre todo si no se trata correctamente, por lo que un rápido tratamiento es fundamental para evitar males mayores.